¿Quién hace posible esto?

Tal y como se celebra hoy en día, la fiesta se recuperó en el año 2004, gracias al empeño de un grupo de jóvenes de la parroquia de Valdesoto, agrupados en torno a la Asociación pola recuperación de los Sidros y les Comedies “EL CENCERRU”.

Desde ese momento nuestro propósito ha sido preservar esta costumbre, a nuestro entender, una de las tradiciones más vistosas de Asturias.